Quantcast

Compartimos nuestros viajes, ideas y gustos para  que te inspires y viajes con nosotros

UN DÍA EN EL SALAR DE UYUNI

UN DÍA EN EL SALAR DE UYUNI

Camionetas_salar

El Salar de Uyuni es un inmenso desierto de sal unos 10.582 km² (mayor que el Lago Titicaca), se formó debido a la evaporación de un mar interno prehistórico. El salar se encuentra en el departamento de Potosí, en el altiplano de Bolivia a uno 3.600 metros de altura. 

¿Como llegar?

La manera más fácil es llegar en avión desde cualquiera de las principales ciudades de Bolivia al aeropuerto Joya Andina (Aeropuerto de la cuidad Uyuni) y desde ahí ingresar al salar, aunque también lo podemos hacer desde el pueblo de Colchani. Uno sólo puede ingresar al salar en camionetas especialmente preparadas para funcionar a las bajas temperaturas y en caminos pedregosos y empinados de los cerros ubicados dentro del salar, por lo que si o si hay que comprar un tour para ir. El típico tour por el salar dura aproximadamente 2 días. 

Eran como las 8 de la mañana cuando ingresamos al salar e inmediatamente nos vimos rodeados por el inmenso desierto. A lo lejos se distinguían las siluetas de los cerros y las montañas que lo rodean. 

Tras varios minutos de recorrido, nos detuvimos junto a las “pirámides de sal”. Aunque por el nombre me había imaginado algo relacionado a antiguas civilizaciones, en realidad son acumulaciones de sal con forma cónica dispuestas por los trabajadores de los pueblos aledaños. Hacen esto para facilitar el secado de la sal que posteriormente la comercializan.Como están ordenadas en filas y columnas, brindan un particular paisaje. 

 Caminar por el frío desierto sintiendo el crujir de la sal cristalizada bajo los zapatos y observar el blanco infinito que se une con el cielo en el horizonte es una experiencia que vale la pena vivir. 

Caminar por el frío desierto sintiendo el crujir de la sal cristalizada bajo los zapatos y observar el blanco infinito que se une con el cielo en el horizonte es una experiencia que vale la pena vivir. 

Nuestra siguiente parada fueron los "ojos del agua", la zona donde el agua helada aflora hacia la superficie formando charcos. 

Estas poseen cualidades curativas debido a sus componentes químicos.
— Nuestro guía

Me llamó la atención cómo a lo largo de grandes extensiones de suelo parecieran dibujarse figuras geométricas casi perfectas, producto de la evaporación del agua de las lluvias. 

Volcán Tunupa es curioso ver cómo la montaña va variando de color desde el pie hasta la cima. Después uno de los guías me asegurase que el volcán estaba ya inactivo, emprendimos el camino cuesta arriba (siempre a bordo de las camionetas). El trayecto fue bastante movido debido al camino irregular y a las curvas cerradas con las que nos encontramos. Por el camino se divisan los límites que establecían los antiguos pobladores poniendo una piedra sobre la otra para armar improvisadas murallas que cubren casi toda la ladera del volcán.

Al llegar a un punto del volcán no se puede proseguir el camino en camionetas por lo que tuvimos que ir a pie. Caminamos cuesta arriba unos metros y llegamos a la cueva donde, hace unos 4000 años, los pobladores de la zona enterraron a sus muertos, que hoy día están expuestos allí y son conocidos como “las momias de Coquesa”.

"Cueva fósil de Ch’jini" me pareció un lugar realmente raro. Hay estalactitas por doquier y el suelo es bastante húmedo y resbaladizo.

Isla de Incahuasi, me sentía algo cansado al llegar, pero al ver los cactus gigantes e imaginarme la increíble vista que tendría desde la cima, me animé a continuar. La entrada se cobra solamente a los extranjeros y cuesta alrededor de 12 Bs (2 USD). El camino hacia arriba fue bastante duro, pero valió la pena: la vista era majestuosa. Desde la cima se dominaba todo el salar y recién ahí pude darme cuenta de su real magnitud y belleza. No había tenido muchas fuerzas para subir y ese momento ya no quería bajar.

FUN FACTS

Neil Armstrong, el primer hombre en pisar la luna, observó desde el espacio un brillo resplandeciente con de un espejo en la región de Sudamérica y se prometió que al volver los visitaría. Pues ese lugar es el Salar de Uyuni, y Armstrong lo visitó junto con toda su familia, quedando todos muy impactados con el sitio.

Recomendaciones

Se recomienda ir muy bien abrigados (con camperas, guantes y gorras). Para recorrer el salar hay que utilizar lentes de sol con fuertes filtros para rayos UV y botas o calzados con suela ancha además de usar protector solar potente, ya que el sol es muy intenso en esa zona.


Escribimos esta reseña gracias a Amaszonas Líneas Aéreas

CENANDO EN LA CIUDAD DE LOS VIENTOS

RUMBO A LA ISLA DEL SOL

RUMBO A LA ISLA DEL SOL