Quantcast

Compartimos nuestros viajes, ideas y gustos para  que te inspires y viajes con nosotros

Review: Palace Cozumel

Review: Palace Cozumel

Cozumel, es la segunda isla más poblada de México, tenía mucha curiosidad por conocerla por lo que significó el lugar para la antigua civilización Maya. Tras un viaje que me tomó alrededor de 8 horas desde Asunción, haciendo escala en la Ciudad de Panamá con Copa Airlines, llegué a Cancún e inmediatamente partí rumbo a Playa del Carmen.

Desde ese puerto partí en ferry rumbo a la terminal marítima de Cozumel. Tras 45 minutos de navegar por el mar Caribe, arribamos finalmente a Cozumel, ya era de noche por lo que las luces que veía en el horizonte como si fueran altos edificios en realidad eran cruceros anclados en la terminal internacional de cruceros de la isla.

Descendimos del barco e inmediatamente me dirigí al hotel. Allí fui recibido con toallas húmedas perfumadas y una copa de bebida caribeña.

La estratégica ubicación del hotel, permite al visitante desplazarse con facilidad y rapidez a cualquiera de los principales atractivos de la isla. De hecho, el centro de la ciudad de San Miguel de Cozumel, donde están las grandes tiendas, museos, paseos y pubs se sitúan a pocas cuadras. Se puede acceder a todos los lugares a pie, en bicicleta o en taxi. Cozumel también dispone de un aeropuerto internacional y dos terminales internacionales de cruceros.

La mayoría de las habitaciones en suite del Palace Cozumel tienen balcones privados con vistas al mar Caribe y por su ubicación se puede apreciar los magníficos atardeceres en el mar. Las demás suites tienen una city view con vistas al centro de la ciudad de San Miguel.

Todas las habitaciones en Cozumel cuentan con amenidades que incluyen wifi (que por cierto es excelente, lo que le permite a uno navegar a alta velocidad desde cualquier dispositivo), una botella de vino de bienvenida, dispensador de licor con wisky, ron y vodka, y un minibar con gaseosas, agua, jugos y cervezas. Y hablando de habitaciones, además de todo lo que generalmente tiene un cuarto de hotel, en el mío puedo destacar una tina para dos personas y una ¡hamaca paraguaya en el balcón!.

El Cozumel Palace no tiene playa, pero en la parte de la costa que le corresponde se puede practicar snorkeling y buceo de superficie. Para compensar la ausencia de playa, dispone de espectaculares piscinas, entre ellas una increíble piscina infinita. El Flamingos Snack Bar sirve snacks y bebidas en la piscina para que los huéspedes pasen el tiempo y se relajen. Los niños tienen su propia piscina y hay una pequeña piscina de varios metros de profundidad que es donde practican los buceadores novatos antes de desplazarse hacia alta mar.

El hotel está a 10 minutos en auto de la zona de las mejores playas de la isla, así que uno pude escaparse rápidamente hacia allá y disfrutar de las blancas arenas y refrescarse en las turquesas aguas del Caribe mexicano.

Luego de practicar snorkeling quedé con las ganas de bucear. El Palace Cozumel tiene un acuerdo con la empresa Aqua Safari, un Padi Dive Center de cinco estrellas que ofrece experiencias de buceo para principiantes y buceadores experimentados, pero no pude hacerlo porque para eso se precisaba una certificación de la municipalidad (una especie de registro de conducir) y eso tarda por lo menos una semana en emitirse y mi estadía en Cozumel fue de tan solo 3 días.

En el hotel pude tomar el tour del chocolate que básicamente consistió en una interesante charla práctica sobre la importancia del chocolatl en idioma náhuatl, que concluyó con la elaboración tradicional de una barra de chocolate. ¡Fue una experiencia genial! ¡En mi caso, desconocía por completo los procesos de elaboración de ésas deliciosas barras de chocolate!.

El hotel tiene un delfinario (ubicado a 5 minutos en auto) para los que quieran nadar con delfines (aquí no se permiten cámaras por lo que si pensás visitar y querés fotos de recuerdo deberás abonar 50 dólares por las fotos con los delfines) esta actividad no tiene ningun costo.

Chankanaab es un parque natural de importancia arqueológica. Allí se sitúan ruinas de la antigua civilización Maya y es posible disfrutar de un sendero interpretativo acompañado de un guía, no es necesario abonar nada, el único requisito es aplicarse los bloqueadores solares e internarse en este mar de historia, cultura y tradiciones ancestrales.

Durante mi estadía pude visitar los tres restaurantes con las que cuenta el hotel. En el restaurante Turquesa es donde desayunaba y almorzaba todos los días. También sirven la cena, pero se aplica un código de vestimenta que implica vestir pantalones, camisetas con cuello y zapato cerrado para los caballeros. Pude disfrutar además de deliciosos platos asiáticos en el restaurante Momonohana. En el restaurante Bugambilias se sirve platos de la cocina mexicana más tradicional. Y como sabrán, los verdaderos sabores mexicanos tienen chile de los más picantes del mundo. A pesar de eso pude probar algunos platos en compañía de suficiente agua y jugo de naranjas, por supuesto.


Visitamos Cozumel gracias a Maral Turismo y Oppy Tour Operator. 
Volamos con Copa Airlines

 
Review: Grand Beach Hotel Miami Beach

Review: Grand Beach Hotel Miami Beach

La casa del buen vino argentino

La casa del buen vino argentino