Quantcast

Compartimos nuestros viajes, ideas y gustos para  que te inspires y viajes con nosotros

Review: Grand Velas Riviera Maya

Review: Grand Velas Riviera Maya

La propiedad situada a 10 minutos del centro de Playa del Carmen (México) y cerca de 35 minutos del aeropuerto internacional de Cancún es realmente inmensa. Son 82 hectáreas, gran parte de ese espacio son bosques tropicales, jardines y manglares.

Inaugurado en junio de 2009 el hotel acaba de cumplir cinco años. Frente a más de 500 metros de playa con arenas blancas y rocas coralinas, las 491 suites se encuentran distribuidas a lo largo de tres ambientes: el Zen Grand, Ambassador y el Grand Class.

 Encontré un intruso en mi balcón

Encontré un intruso en mi balcón

El Grand Class tiene un escenario más íntimo, ofrece un ambiente de relajación y privacidad, ideal para adultos y familias con adolescentes. Por otro lado, está el Zen Grand (lejos de la playa tierra adentro, uno llega hasta allí en una van que el hotel pone a disposición de los huéspedes), especial para los amantes de la naturaleza y personas que se relajan en la serenidad del ambiente, con suites rodeadas de abundante vegetación y cenotes. Me hospedé cuatro noches en una suite del Ambassador con vista a la piscina y al mar Caribe.

No solamente en la habitación en la que me había hospedado es lujosa, sino que en todos los espacios se ofrecen amenidades de lujo y un servicio de mayordomo  concierge disponible 24 horas, piscina exterior privada (en el caso del Grand Class), jacuzzi interior, acceso a internet inalámbrico (hay uno de alta velocidad que es pago) y servicio de alimentos en suite.

El hotel tiene la modalidad de All Inclusive (las bebidas que no están en la carta se abonan, como así también los servicios adicionales como el lavado de ropas, no están incluidos), los huéspedes pueden deleitarse con el afamado “Tour culinario gourmet” de sabores pasando por cada uno de los 8 restaurantes, acompañado de una exclusiva lista de bebidas de marcas internacionales.

Tuve la oportunidad de cenar en el restaurante Frida que sirve exclusivamente platos de la alta cocina mexicana. El desayuno y almuerzo de los días que estuve fueron en el restaurante Azul que está cerca de la playa, la comida es deliciosa y se sirve tanto  buffet como a la carta.

En una oportunidad fui a cenar en el Sen Lin, un restaurante fusión asiática de platos japoneses, china y vietnamita. Fue una experiencia muy agradable, sobre todo porque uno podía notar que las comidas están elaboradas con ingredientes frescos. No he tenido la oportunidad de probar los platos del restaurante Piaf, de cocina francesa, pero sí pude disfrutar de lo mejor de la cocina italiana y mediterránea en el restaurante Lucca y las delicias caribeñas en el restaurante Bistro (este restaurante al igual que el Azul, tiene una magnífica vista al mar).

También participé de una clase de cocina en Cocina de  Autor, con dos de los principales chefs del hotel.

Grand Velas Riviera Maya se destaca además de sus restaurantes y bares, por poseer uno de los spas más grandes de México. El santuario dedicado a la salud y la belleza, cuenta nada más y nada menos que con 42 suites spa, ofreciendo una exquisita selección de tratamientos inspirados en una travesía de 7 diferentes países. Por ejemplo, la travesía del mundo maya, el viaje por la India y la clásica travesía europea del circuito hidrotermal. Experiencias que sin duda se constituyen en complemento ideal para unas vacaciones memorables.

Además de todo lo que les he mencionado hasta ahora, el Grand Velas dispone de un extraordinario programa para los niños, que tienen su lugar en el Club Yax Paal. Los huéspedes que deseen realizar actividades en el mar como paseos en kayak, snorkeling y similares también pueden hacerlo abonando entre 5 y 20 dólares por los equipos. La rivera es el escenario de los juegos de vóley de playa y otras actividades. Los mayordomos en playa están disponibles durante las horas de sol y el servicio que prestan es excelente.

Las playas son federales, así que uno pude aprovechar el día para caminar a lo largo de la costa, obteniendo fotografías, disfrutando y admirando el paisaje costero. Por una recomendación de seguridad, no se recomienda hacer esta caminata en solitario.

Cada sector del hotel tiene hermosas piscinas donde pasar un buen rato. Estas piscinas tienen bares donde uno puede pedir tragos especiales y snacks.

El hotel también propone a sus huéspedes un tour ecológico que incluye visitas a cenotes, manglares y avistamiento de fauna. Todas las mañanas se desarrolla un paseo en bicicletas (esto es genial para los ciclistas y personas que aman el transporte no motorizado, porque te prestan las bicis y cascos), por sendas que se abren paso en medio de la exuberante vegetación y para los que no quieren perder su rutina diaria de ejercicios se alegrarán de que el Gran Velas Riviera Maya pone a su disposición dos modernos  gimnasios atendidos por personal trainers durante todo el tiempo.

Premiado por sus servicios y aportes a la comunidad y al medio ambiente, el Grand Velas Riviera Maya ha sido distinguido como un establecimiento 5 Diamantes por la Academia Americana de Ciencias de la Hospitalidad. Una categoría de hotel que se destaca principalmente por el nivel de servicio que ofrece a sus huéspedes y por lo que pude notar, el reconocimiento es más que merecido.


 
La casa del buen vino argentino

La casa del buen vino argentino

Mendoza Capital, urbanidad en medio del bosque